16 febrero 2017

16 de febrer


Tengo un taller vulgar por el parecido que imagino considera la memoria colectiva, debe ser un taller de artista: un espacio luminoso, sucio y desordenado, lleno de papeles, potes, pinceles, artilugios diversos y de montones de obra no vendida o sea inacabada. Solo aprecio las obras en las que estoy trabajando, no tengo el mas mínimo interés en la obra hecha o terminada, es más me cuesta un montón encontrar en ellas algún tipo de cualidad y es que esto es lo que tienen las relaciones basadas en el amor, una vez perdida la ilusión no puedes mirar lo que queda sin prejuicios. Sólo el olvido puede hacer renacer las emociones y sólo de alguna obra emblemática porqué, como en el amor, la mayoría de las obras abandonadas, vendidas o guardadas, son un fiasco, un desastre… esto…dicho sin finuras, una mierda, pero la vida, el azar, este hilo que nos conduce por el real presente, aturullados mas que nada por lo que acontece y que se repite insolente, con innumerables replicas, arrepentimientos, absoluciones, etc… nos permite miles de banalidades.






14 febrero 2017

12:57


 


Aprendí a leer el TBO solo, y ahora recuerdo que todos aquellos monigotes tanto si eran de Minguella o Coll o Ibáñez, se burlaban; sufridos dibujantes seguramente mal pagados; del arte de Picasso o hacían, si se terciaba y aseguro que se terciaba a menudo, que un mono pintara cuadros que triunfaban en un esnob mundo del arte abstracto, así se tildaba sin ninguna sutileza de fácil o patraña a este tipo de arte. Venían a decir que cualquiera puede pintar un cuadro abstracto, que venga Picasso, o Miró, o Tàpies y intente dibujar una historieta como las que dibujamos nosotros, a ver que les sale y creo que creían sinceramente que sus tendenciosas insinuaciones eran justas . Esta es mi impresión ahora, que cuando leía el TBO en el carrer de la Sort, al lado de la estufa de aserrín, en los inviernos de mi infancia, me parecía perfecta cualquier cosa que contaran, incluso que unos negros de morros blancos cocieran a los misioneros en una inmensa olla de agua hirviendo y que los náufragos habitaran islas de tres metros cuadrados con una palmera en medio, al fin y al cabo mi territorio preferido en casa era, el medio metro cuadrado del balcón que convertía a base de imaginación en los mundos fantásticos que me convenían. Simplicidades, si, pero que acaban por contar, sumando o restando en el bagaje con el que luego nos enfrentamos al mundo. Supongo que la abstracción sigue la tradición del rompe y rasga que en algunas ocasiones nos invade de llevar la contraria a todo lo establecido y que en el mundo del arte funciona estupendamente bien. Bien mirado funciona bien en todos los mundos, es una forma ideal de enfrentarse al aburrimiento cuando nos asola. Es probable que la abstracción enraizara, que se tolerara o fomentara en sus inicios, para contraponerla al realismo social imperante en el socialismo soviético, lo que cuenta es que ahora, nadie que tenga vergüenza, se atreve a burlarse del arte moderno, de lo abstracto, aunque esto no evita que muchos sigan pensando con razón, que lo que cuenta es lo que se entiende.

Ay, las indomables palabras son un río desbocado, la faena es encauzar sus aguas, embutirlas en una red estructurada, hacerlas potables para que al abrir el grifo podamos llenar un vaso de transparente agua, esto es lo que ha de ser.

14 de febrero



Cuento con contar aquí que pintar contiene el obsesivo todo y que ha sido y es el maestro que nunca tuve, el que debia ayudarme a descubrirel mundo.

12 mayo 2015

FUTBOL



Soñé goles y al despertar Pep escupió. No me gusta que la gente escupa ni siquiera el Pep, No me gustaba ni cuando pasaba por ser de los nuestros y nos lo hizo ganar todo. El otro miércoles, tuvimos futbol con morbo por cosas de familia. A la dramaticà pasión le chifla la familia, hermano contra hermano, padre contra hijo, hijo contra todos. Los hermanos Alcántara pasaron mas bien desapercibidos, poco contaron ni el uno ni el otro, pero lo del hijo es otro cantar, emanaba Messi una concentrada fiereza. Con los sentimientos de la gente simple no se juega y el pródigo padre que inventó un futbol cerebral lo pagó, que el hijo és solo futbol puro, no entiende nada más. Al padre le supongo, no puedo evitarlo, una ambición mayúscula. Esto, ahora, para nada es ningun defecto aunque soy de la opinión qua ambición con éxito tiende a un devorador descontrol de los límites que se pueden tolerar, el otro solo quiere jugar y jugar, quizás para existir, para ser alguien donde se siente algo, en el verde espacio rectangular donde sabe que es el rey, como solo lo puede ser el que está poseido por una obsesión. Juega y teme el mundo de afuera, no lo entiende.

Me gusta pensar que la ambición lo tritura todo y deglute luego hasta fagocitar al ambicioso convertido al fin en esclavo de un brillante y fastasmal modelo que vende éxito, Un modelo cada vez mas plástico, mas teatral, mas epitelial. Sueño que la pulida máscara hueca corroe abrasiva a los podridos de dinero.

El polit Guardiola escupe una minuscula flema de pastosa saliva que amasa aglutinando todas las imposturas de un despiadado orgullo, lo lanza y la despide para reeinventarse, para dilucidar como piensa debe ser a continuación, como debe comportarse para salir ganando y como debe jugar la próxima partida para no perder.


Hoy la continuación

13 febrero 2015

Composición Efímera 1


Juego con la peregrina idea de que el impresionismo empieza en Diego de Velazquez. Exactamente en la mano que sostiene la paleta del pintor en el cuadro de Las Meninas. Y no fue una casulalidad, que Velazquez vió en el esbozo de los bocetos una salida a un agotado manierismo clàsico.

Una cosa son las obras, que ya hace dias que digo que son el cadaver embalsamado de una aventura viva, y otra el drama o la comedia que se desarrolla dia a dia en el taller, cuando la obra crece estimulada por las innumerables cuestiones que inciden en cada acción que acometemos.

No tengo tiempo que me he jubilado. Tengo mucho trabajo y no puedo estar sermoneando . En el taller siempre ocurren cosas y a veces la inspiración viene cuando los ojos capturan lo desapercibido. La aguda mirada que puede transmitir un buen fotógrafo.

Por viejo me quejo de lo efímero que me parece entorpece el mundo. No sé porqué me quejo si todo es efímero, Todo transcurre muy parecido a la intencionada gota de tinta dejada caer en el agua para gozar de su espectacular disolución en volutas de colores.

Abro una nueva temporada y la pienso alimentar con lo que el ojo ve en el taller y intenta guardar en la memoria, pero que, en general, se desvanece en el trajín. Mi barato y moderno teléfono chino me permite fijar estos casuales momentos, con detelles o no de intervención de mi mano. 


06 junio 2014

Apariencia sin sentido



Ciñéndome solo en lo que pienso que sé, digo que la apariencia es lo único fiable dentro de sus difusos límites. La polifacética apariencia se confunde con el todo. Lo considerado real no es mas que una ficción, una ilusión propiciada por la sesgada condición de quien mira. Si añado a esta contrariedad (pues todo mi entramado se apoya en creer en la inapelable verdad de esta fantasiosa mirada) la cada vez mas asumida convicción de que nada tiene sentido, en menudo naufragio he ido a caer. No mandamos ni poco ni mucho sino nada.

Si el juego en el que flotamos tuviera alguna justificación, que no la tiene, habríamos de buscarla en las estructuras, ellas sólitas se sueltan a probar cosas diversas sin orden ni concierto, aunque nosotros, productos suyos, no nos privamos de dárselo, el sentido claro. Menudo lío.

La suerte es que cuando dejas de pensar en las incógnitas que te instalan en los pulcros espacios donde divagamos, aterrizas suave o tropezando (el estado de ànimo decide) en el mundo donde las apariencias se convierten en simples o complejas realidades y sin aparente problema te reintegras en el juego de siempre, el que luego relatas cuando te dejan como vida


De todas maneras siempre hay algo que enturbia la mirada. Las estructuras piden, reclaman, andan ya en otros juegos que sin pedir permiso se forjan sin necesidad de que los apreciemos. Cuando los percibamos ya hablaremos de ellos.

30 mayo 2014

Libertad amordazada


No es ninguna novedad que una de las formas mas elementales y eficaces para someter voluntades es intentar que las victimas de nuestro desafecto quede sin esperanzas. A esta penosa estrategia dedican grandes esfuerzos determinados sectores claves de nuestra sociedad para mantener amordazada e inactiva la cada vez más numerosa parte de la población abandonada por el sistema. Mueven sus tendenciosos hilos para que nada se modifique. Con esta sucia e indecente jugada intentan proteger y asegurar la impunidad de los continuos excesos que se permiten los que detectan el poder y así se proclama sin rubor: esto es así, no tiene remedio, no hay otra solución, cualquier otra sistema seria peor, fuera de nosotros solo existe el caos que si, que si hace falta lo promueven. En fin, toda una serie de repetidas consignas que ponen al descubierto la falta de escrúpulos que caracteriza a los poderosos, pero sobre todo la fragilidad de los argumentos que gastan para defender un mundo descontroladamente permisivo para sus intereses mientras, con mano de hierro, se esfuerzan en controlar hasta la extenuación el estrecho margen de libertad que supuestamente goza la población afectada por sus desmanes.

27 mayo 2014

Políticos



Podemos interiorizar deseos que no se correspondan con la realidad. aunque a veces, casualmente, se cumplan. Responden estos, a una fe ciega, a una habitual querencia de que el mundo se adapte a nuestros objetivos, a nuestras necesidades. En este caso los deseos pueden dejar de ser razonables y aunque sigan valiendo de acicate se convierten en freno u obstaculo para tirar adelante con alguna posibilidad de éxito. Los deseos cuando pierden la referencia de la realidad se vuelven esteriles y estropean nuestra fina intuición de lo que es útil. Quizás este sea el peor fracaso pues los elementos contra los que luchamos ni se enteran. Meamos fuera de tiesto. No hay dignidad posible en esto. Los políticos que tenemos se habrian de aplicar el cuento.